Por Yaakov Hagoel

El primer día del Primer Congreso Sionista, justo antes de que comenzara todo, Benjamin Ze’ev Herzl subió al podio por primera vez para hablar. Eligió sus palabras con cuidado porque el tiempo era corto y «cada uno de nosotros cumplirá un propósito mayor de la mejor manera posible si salvamos los preciosos momentos del Congreso». Sin embargo, tuvo que recordarles a los asistentes al evento una idea central:

“El sionismo ya logró una cosa maravillosa, que antes se consideraba imposible: la estrecha conexión entre los fundamentos más modernos del judaísmo con los más conservadores. Desde que esto sucedió, sin que una de las dos partes tuviera que hacer concesiones que se percibían como honrosas o sacrificios, esto es una prueba para agregar, si se necesitara más prueba, del hecho de que los judíos son una nación. Tal unidad solo es posible en el contexto de una nación».

Desde el principio, y en su esencia, el movimiento sionista fue una asociación de quienes no estaban de acuerdo. En la conferencia sionista de 1897, las disputas eran entre las partes más piadosas del mundo judío, cuyos delegados procedían de Europa del Este, y las partes más modernas que procedían de Occidente. El desacuerdo fue agudo: las preguntas sobre cuestiones culturales, religiosas y de asentamiento estaban en la agenda y siguieron conversaciones acaloradas. Pero al mismo tiempo, como señaló Herzl, la existencia misma del congreso y la existencia misma de las discusiones indican que el acuerdo sobre la importancia del sionismo fue más completo y valioso que cualquier disputa.

Lo que era cierto hace 125 años sigue siendo cierto hoy. Hace unas semanas llegué a Basilea, junto con cientos de participantes de todo el mundo judío. Todos vinieron a conmemorar ese evento histórico, el primer Congreso Sionista. Los asistentes se reunieron para recordar el pasado, bendecir el presente y planificar el futuro. Cuando miré hacia el salón donde se llevó a cabo la ceremonia, todos los matices de la identidad judía en el siglo XXI se extendieron ante mí: hombres y mujeres, participantes religiosos y seglares, israelíes y residentes en el extranjero, conservadores y liberales, jóvenes y viejos. – un destacado mosaico de creencias y opiniones. Pero lo que era cierto entonces sigue siendo cierto ahora: la fe en nuestra gente y el movimiento. La importancia del movimiento sionista y la vitalidad de la acción sionista ardían en el corazón de todos con un fuego unificador, muchas veces más fuerte que todas las diferencias.

Junto con la alegría y el entusiasmo, me preocupaba la pregunta: ¿Seremos capaces de mantener esta comunidad especial incluso en los próximos 125 años? ¿Cómo mantendremos unidas alrededor del ancla sionista a las diversas tribus de nuestro pueblo, sin fortalecer cada uno en su lugar, cada comunidad dentro de sus muros?

Estas reflexiones me acompañaron en los días posteriores a la ceremonia con motivo del 125 aniversario del Primer Congreso Sionista; los días del mes de Elul y los Días Santos Mayores. Son días de recuerdo, días de aprendizaje, días de corrección personal, pero también de corrección nacional. Vienen después del mes de Av en el que el pueblo judío recuerda y marca la pérdida de su antigua soberanía en la Tierra de Israel -y sobre todo- el motivo que condujo a ello: el odio infundado y la división interna- que encendió a la sociedad judía. Desde dentro, incluso antes de que las llamas del enemigo atravesaran los muros exteriores.

Jerusalén, “la ciudad que nos une a todos”, que hace amigos y unidos a todo Israel, se ha convertido en el centro del conflicto entre sectores, escenario de luchas de poder e intentos de toma de poder. En Jerusalén, las tribus de Israel lucharon entre sí, hasta que cayó como un fruto maduro en manos de los que buscaban su mal.

Cuando hace más de ciento veinte años los judíos comenzaron a regresar a su tierra, estos recuerdos resonaron en sus cabezas como enormes campanas de alarma. La nueva Tierra de Israel, se prometieron a sí mismos, sería diferente. No habrá conflicto en él, no se cometerá injusticia en él, y no existirá odio en él. Muchos de ellos querían crear un Estado que permitiera a todos vivir en su comunidad y a cada comunidad vivir según su propio camino y fe, todo dentro de un marco común de las tradiciones del pasado, los valores del presente y las esperanzas del futuro. El mismo Herzl esbozó el marco para esto, cuando escribió en su libro “El Estado Judío”:

«Cuando salgamos de Egipto por segunda vez, no olvidaremos las «ollas de carne» detrás de nosotros. En cada lugar nuevo, todos pueden y volverán a los viejos hábitos, pero esta vez serán mejores, más hermosos y más agradables. «

Desafortunadamente, este camino ha sido abandonado. A lo largo de los años, a muchos se les pidió que dejaran atrás las “ollas de carne” llenas que habían traído consigo a la Tierra de Israel, en su camino a pie o en barcos de inmigración. La paciencia fue reemplazada por el temperamento y el deseo de una pluralidad de costumbres por un deseo de uniformidad. En los primeros años del tate, los líderes trataron de superar el odio infundado borrando las enormes diferencias entre los inmigrantes de los distintos países, y adaptándolos a la cultura sabra de los “viejos residentes” de Israel; el «judío nuevo» con el cristal que revoloteaba y la jerga israelí era el único molde al que se pedía que se ajustaran todos los inmigrantes.

David Ben-Gurion, el sucesor de Herzl, citó: «En el crisol de la hermandad judía y la disciplina militar», declaró en su artículo «Uniqueness and Purpose», que fluye de los pasaportes extranjeros y las diferencias entre los hombres, la nación será refinada y purificada. De sus partículas extranjeras perdidas, se borrarán las divisiones entre sectores, y se forjará la unidad leal de una nación que renueva su juventud”.

Pero la uniformidad social forzada no es una cura mágica, y no existe el poder de un abrazo de oso para salvar una diferencia profunda y esencial. La reacción fue aguda: desde la década de 1980 hasta el presente, los valores del «multiculturalismo» florecieron como una contra reacción a los valores del «crisol». No tengo dudas de que quienes abogan por el «multiculturalismo» también están tratando de escapar del odio infundado, pero lo hacen alejándose de cualquier espacio común y cualquier discusión sobre la identidad colectiva. En lugar de solidaridad, piden un tribalismo, en el que cada grupo se reúna en sí mismo, cuide los intereses privados de sus miembros y se desconecte de los que están sentados a su lado, “cada uno al frente de su propio Israel”.

Ambas caras de la moneda: la búsqueda de encontrar una manera para todos o la búsqueda de dividir nuestra sociedad en tantas formas como sea posible son destructivas para mí. En ambos lados está la desesperación de la posibilidad de mantener una situación compleja de «unidad sin uniformidad», una situación en la que la asociación de principios entre las diversas comunidades del pueblo judío es más fuerte que las diferencias entre ellas.

Creo que la tarea de nuestra generación es seguir caminando por un tercer camino, el camino dorado entre el “melting pot” y el “multiculturalismo”. Necesitamos la receta que consistirá en todas las “ollas de carne” judías, y el conocimiento para preparar una magnífica fiesta usándolas todas juntas. Necesitamos el camino donde podamos caminar juntos en unidad, cada persona y su fe, un grupo y sus costumbres, sin borrar las diferencias, pero también sin romper en miles de comunidades diferentes y aisladas. Tal unidad, como escribió Herzl, «solo es posible en el contexto de una nación». Si somos una nación, entonces es nuestro deber tener éxito en esto.

Si nos aseguramos de recorrer este camino, tendremos el poder de alcanzar juntos la prosperidad social, cultural y moral.

¡Que seamos bendecidos por tener coraje, fuerza y practicidad en el movimiento sionista también en los próximos 125 años!

El autor de la nota es presidente de la Organizaciòn Sionista Mundial (WZO en sus siglas en inglés).

Deja un comentario