Naftali Bennett, el primer ministro israelí, al anunciar la decisión de disolver la Knesset, afirmó “Ciudadanos de Israel, nos encontramos frente a ustedes en un momento difícil, pero con el entendimiento de que tomamos la decisión correcta para Israel” (1).

Esta medida, la decisión de disolver la Knesset implica la caída del gobierno, la culminación del mandato de todos los integrantes del parlamento israelí, el llamado a nuevas elecciones y la instauración de un gobierno interino hasta que luego del acto electoral se conforme un nuevo gobierno que cuente con la aprobación de por lo menos la mitad más uno de los miembros de la Knesset.

Teniendo en cuenta lo acordado cuando se constituyó el actual gobierno el primer ministro será Yair Lapid, y Bennett el ministro de relaciones exteriores.

Independientemente de la natural algarabía de los miembros de la actual oposición, la caída del gobierno de Bennett se debe a que dos miembros de su propio partido, Yamina, decidieron no apoyar en la Knesset las propuestas gubernamentales, en especial la aprobación de la ley que extiende normas israelíes a Yehuda y Shombron, que expira el 30 de junio venidero.

Los medios israelíes consideran que las elecciones deberían realizarse a fines de octubre venidero y mencionan como fecha posible el miércoles 25 de octubre, y entre los 30 y 45 días siguientes se constituya el nuevo gobierno

De acuerdo con lo informado por el periódico Aurora, Bennett definió su decisión de disolver la Knesset, como la «la más dura y la más sionista» (2).

Por su parte el líder de la oposición, Biniamín Netanyahu, afirmó “Después de una lucha decidida por parte de la oposición en la Knéset y mucho sufrimiento por parte del público israelí, está claro para todos que el gobierno más incompetente en la historia de Israel ha llegado al final del camino” (3).

De acuerdo a las encuestas difundidas antes del anuncio de Bennett, el Likud y sus aliados lograrían 60 escaños en las futuras elecciones, con los que le faltaría uno para poder formar gobierno, lo que ha generado, a nuestro entender, que algunos analistas políticos israelíes consideren que puede llegar a ocurrir que el interinato de Lapid se prolongue durante un tiempo mucho mayor que el previsto.

El gobierno israelí, que culmina su mandato, pudo constituirse no por afinidad ideológica de los partidos que lo componían sino por un deseo que les era común, que Netanyahu dejara de ser el primer ministro.

Durante un corto tiempo, poco más de 12 meses, lo lograron, e intentaran seguir haciéndolo, pues uno de los adalides en ese campo, el actual ministro Guideón Zaar, manifestó “El objetivo en las próximas elecciones es claro: evitar que Netanyahu regrese al poder y que esclavice al Estado a sus intereses personales” (4)

Mientras que Netanyahu sostuvo “Mis amigos y yo estableceremos un gobierno nacional amplio con el Likud a la cabeza. Un gobierno que se preocupará por ustedes, de todos los ciudadanos de Israel, sin excepción”, para agregar más adelante:” Y sobre todo: un gobierno que regresará el orgullo nacional a los ciudadanos de Israel para que puedan ir por las calles con toda seguridad. B’H, venceremos” (5)

Fuentes:

1) https://www.enlacejudio.com/2022/06/20/bennett-tomamos-la-decision-correcta-por-el-bien-de-israel/

2) https://aurora-israel.co.il/bennett-y-lapid-disolveran-el-gobierno-para-adelantar-las-elecciones-en-israel/?utm_source=Difusion+Aurora+1&utm_campaign=45760d5b2b-EMAIL_CAMPAIGN_2022_06_20_08_30&utm_medium=email&utm_term=0_e68360b660-45760d5b2b-82186329

3 y 5) https://www.enlacejudio.com/2022/06/20/netanyahu-celebra-caida-del-gobierno-de-bennett-y-lapid-promete-regresar-al-poder-en-israel/

4) ttps://www.enlacejudio.com/2022/06/20/bennett-decide-disolver-la-kneset-e-israel-ira-de-nuevo-a-elecciones-lapid-asumira-como-pm-interino/

Deja un comentario