La crisis en los colegios judíos es una oportunidad de oro

Este artículo fue escrito por el Rabino Jaim Perkal y publicado en el Jewish Press.

El sistema de escuelas diurnas se ha roto durante años. Ahora es el momento de un cambio significativo.
A medida que se acerca septiembre, las escuelas diurnas judías están comenzando a publicar sus planes para el próximo año escolar. Algunos anunciaron una combinación de clases presenciales y aprendizaje a distancia, mientras que otros estarán en línea solo por el momento.
Pero innumerables escuelas, desde Cleveland hasta Riverdale y Palm Beach, no volverán a abrir en el otoño, incluso a través de Zoom. Con un número cada vez menor de estudiantes, el futuro parece sombrío para muchas escuelas judías.
Veo la inminente crisis de la escuela diurna como un ajuste de cuentas muy atrasado. Durante años, los padres han pedido ayuda a gritos, afirmando que no pueden pagar matrículas anuales asombrosamente altas para sus hijos.
En general, los administradores se han negado a ceder. En lugar de encontrar soluciones para hacer que las tasas de matrícula sean más razonables, se culpa a los padres, a quienes se les dice que la educación judía de sus hijos debe ser su máxima prioridad. La responsabilidad recae en las familias para hacer cálculos y, de alguna manera, obtener el dinero.
Algunas familias aprietan los dientes, reducen todo lo que pueden y se las arreglan para que funcione. Algunas familias deciden hacer aliá. He aconsejado a docenas de padres que se mudaron a Israel porque la educación judía, especialmente para niños con necesidades especiales, era prohibitivamente cara en sus lugares de origen.
Otros caen por las grietas. Muchas familias que no pueden pagar las escuelas diurnas tampoco pueden pagar las costosas membresías de la sinagoga y, lentamente, comienzan a desvanecerse de la vida comunitaria judía. Cuando la barrera financiera de entrada es tan alta, ¿qué más podemos esperar?
Este otoño, podemos esperar una caída significativa en el número de niños matriculados en las escuelas judías. Debido a la crisis financiera causada por la pandemia, muchas familias se encuentran en una situación desesperada y no pueden permitirse gastar decenas de miles de dólares en la educación de sus hijos. Eso sin tener en cuenta las familias que optarán por no enviar a sus hijos a la escuela debido a los riesgos para la salud.
Por lo tanto, debemos aprovechar este momento de crisis como una oportunidad para realizar un cambio significativo en el sistema de escuelas diurnas. Con un número de inscripciones en rápido declive y más padres que nunca que no pueden pagar la matrícula, debemos elaborar un plan para asegurarnos de que las escuelas diurnas no abandonen.
Nuestra prioridad debería ser conseguir que la mayor cantidad posible de estudiantes judíos se matriculen en escuelas diurnas, punto. Esto podría significar ofrecer becas más completas o ayuda financiera generosa, incluso si perjudica los resultados de la escuela. Quizás los administradores puedan aceptar un recorte salarial. Las escuelas pueden considerar la adopción de modelos de intercambio de recursos más económicos.
Este es el momento ideal para que intervengan las organizaciones judío-estadounidenses establecidas. Estos grupos deben volverse hacia adentro y cambiar sus prioridades hacia el apoyo práctico para las familias judías jóvenes. Quizás esto signifique reasignar los fondos de la defensa a favor de reembolsar total o parcialmente a los padres la matrícula de la escuela diurna.
Si bien estos grupos sin duda participan en un trabajo importante, debemos volver a nuestras raíces y al principio de ayuda comunitaria sobre el que se fundaron las organizaciones judías estadounidenses. En lugar de centrarse en llegar a raperos y jugadores de fútbol antisemitas, deberían abordar las necesidades financieras muy reales de los padres con hijos en edad escolar.
Es hora de escuchar finalmente los gritos de los padres que no pueden soportar la carga financiera de la matrícula. En lugar de establecer obstáculos en forma de tarifas anuales altísimas, deberíamos abrazar a estas familias con los brazos abiertos. Estos padres quieren criar a sus hijos para que sean judíos comprometidos, orgullosos de su identidad, historia y religión, y las escuelas diurnas son un factor fundamental para garantizar que eso suceda.
Debemos reparar el sistema escolar diurno roto haciéndolo asequible y, por lo tanto, accesible para la mayor cantidad de estudiantes posible. Nuestros hijos se lo merecen.
Este artículo apareció originalmente en JNS.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s