Reproducimos un artículo escritor por el Lic. Eduardo Alberto Chernizki para el periòdico digital Comunidades Plus titulado «Qatar: el mundial israelì-palestino (http://www.comunidadesplus.com/).

Las noticias provenientes de Qatar, informan que a los periodistas israelíes que están cubriendo el torneo les surgen problemas, no por parte de los organizado- res y funcionarios cataries sino de la población que al identificarlos los insulta y acusa de cometer atrocida- des contras sus “hermanos” palestinos .

Que esto ocurra era previsible y las propias autoridades israelíes lo advirtieron cuando aconsejaron a los aficionados judíos (israelíes o no) oculten los símbolos que los puedan identificar. Cuando se logró el acuerdo entre la FIFA y las autoridades de Qatar que los aficionados israelíes pudieran viajar en vuelos directos desde el aeropuerto Ben Gurión al de Doha, y viceversa, el presidente de la FIFA,Giovanni Infantino, dijo que “con este acuerdo, israelíes y palestinos podrán volar juntos y disfrutar juntos del fútbol”, a la vez que Alon Ushpiz, Director General del Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel manifestó “Hemos asegurado con éxito todas las garantías,incluido el acceso a los servicios consulares para los israelíes durante su estadía en Qatar”, y que el Torneo “promete ser una celebración del fútbol y una oportunidad para que los israelíes construyan conexiones y compartan experiencias culturales con personas de toda nuestra región y el resto del mundo”.

Por su parte, organizaciones palestinas están utilizando la presencia en Catar de miles de aficionados para repartirles materiales en los que acusan a Israel de cometer todo tipo de actos violatorios de los derechos humanos, a la vez que también los difunden amplia- mente en las redes sociales, y un portavoz de la Autoridad Palestina desmiente que los palestinos que asisten al mundial de futbol hayan viajado desde el aeropuerto Ben Gurión, afirmando que “Los palestinos de Cisjordania viajaron a Catar esta semana desde el aeropuerto de Jordania, mientras que los palestinos de Gaza sa- lieron a Egipto a través del paso fronterizo de Rafah”.

Para los palestinos estar presente en el Mundial tiene un sentido político. La pregunta es cuál es el sentido de que el gobierno israelí, por intermedio de Lapid, haya ponderado el acuerdo que se estima permite a unos 30.000 israelíes presenciar el mundial, advirtiéndoles –como decimos más arriba – que traten de que no los identifiquen.

Qatar es un país que mantiene excelentes relaciones con diversas organizaciones terroristas musulmanas, entre las que se destaca el Hamas, permitiendo que algunos de sus dirigentes vivan en su territorio, a la vez que hasta mayo del 2021 enviaba 30 millones de dólares en efectivo a Gaza como ayuda humanitaria a la población, existiendo sospechas de que parte de esas remesas pasaban a las arcas de los terroristas, por lo que a partir del cese del fuego logrado por Egipto a me- diados de ese año paso a ser remitido por intermedio de cuentas bancarias de la ONU. Autoridades de Qatar han afirmado, y lo siguen haciendo, que el haber aceptado la presencia de los israelíes es solo consecuencia de lo solicitado por la FIFA; que no existe posibilidades del establecimiento de ningún tipo de relaciones con Israel (diplomáticas, comerciales, tecnológicas, etc.) Cuál es el sentido de que Israel haya aceptado el acuerdo que comentamos, sigue sin responderse por lo que nos planteamos dos posibles respuestas de las múltiples que existen: a) que forma parte de la política exterior: mantener contactos no oficiales, en su gran mayoría ocultos, con países árabes y/o musulmanes con los que no se mantie3nen relaciones diplomáticas; b) que los israelíes fanáticos aficionados al futbol igual encontrarían la manera de viajar a Catar, y que con el acuerdo logrado era posible tener algún tipo de control.

Deja un comentario