Por Lic. Eduardo Alberto Chernizki

En los últimos años venimos observando un fenómeno relacionado con la educación judía que se debería estudiar en profundidad, la expansión y el fortalecimiento de las instituciones educativas raigales: kolelim; yeshivot; secundarios tanto para niñas como varones, etc.
Que esta situación se produzca en la ciudad de Buenos Aires y sus alrededores es fácilmente entendible por ser la región de la Argentina en donde viven la mayor cantidad de judíos del país, pero también se están produciendo en un par de comunidades del interior: Córdoba y Tucumán.
En esta oportunidad nos hemos de referir al caso concreto de Maimónides Centro Educativo de la ciudad de Córdoba, que visitamos recientemente, cuando sus askanim, en su gran mayoría padres de alumnos, anunciaron que habían firmado las escrituras por las que adquirieron casi la totalidad del predio en el que funciona la institución.
Dicha institución educativa, que abrió sus puertas en el 2015, brinda una educación integral a cerca de una centena de niños, una educación que busca promover la sólida formación integral de los chicos sintetizando una profunda fe judaica y la cultura universal que posibilita a sus alumnos, adquieran un conocimiento de lo que es vivir como un judío orgulloso en el siglo 21, privilegiando el conocimiento y el saber, guiados por la Torá para lo cual cuentan con un plantel docente que trasmite la pasión por la ciencia, la humanidad y la sabiduría milenaria del pueblo judío.
Su fundación se produjo como continuidad del jardín de infantes Meorot que funciona en el Beit Jabad de la ciudad de Córdoba, desde muchos años antes, y en su actual sede funcionan el nivel inicial, las salas de 4 y 5 años; los seis grados del nivel primario y el primer y segundo año del nivel secundario, estando prevista la apertura de tercer año al iniciarse el ciclo lectivo 2023.
Sobre el porqué de la existencia de Maimónides Centro Educativo, se refiere Gabriel Moisés Teicher, uno de los askanim líderes de este proyecto, quien manifestó: “Para el pueblo judío la escuela no es una variable más, la escuela es el lugar donde el alumno va a proyectar su vida, porque somos el pueblo de El Libro, y eso define donde va a haber una comunidad. Al no haber tenido una continuidad educativa para nuestros hijos (en Córdoba) lamentablemente tenían que irse a otro lugar, generalmente a Buenos Aires, ahora Maimónides Centro Educativo, viene con el sueño de darle continuidad al Meorot”
Respecto a la compra del terreno, Teicher explicó que a partir del 2016 se fueron abriendo nuevas aulas y fue necesario hacer obras “en un lugar que no era nuestro” construyendo las aulas para cada grado que se abría, y “era imposible comprar el predio porque el costo operativo de funcionar era muy caro. Maimonides se sostiene un 40% con las cuotas y el 60 % con donaciones, como la última campaña superó las expectativas y despertó en nosotros el sueño de que podía ser posible comprar la sede y comenzamos a hablar con más gente para poder comprar la sede, y eso sucedió”
Mientras las autoridades de la institución informaban a los padres de los alumnos que habían comprado la sede, en un sector de la misma obreros de la construcción estaban comenzando a construir el edificio donde funcionará el secundario.
Durante nuestra visita nos mostraron las amplias instalaciones estando presentes las autoridades del colegio las profesoras Karina Quevedo, directora del Nivel Inicial y Primario; Lorena Savino, directora del Nivel Secundario; Jana Turk, coordinadora del Area Iadut y Hebreo del Nivel Inicial y Primario; y Liliana Agiro, asesora pedagógica de la institución.
También conversamos con Darío Roiz, de 13 años, uno de los alumnos del segundo año secundario, que formó parte de los alumnos que iniciaron la escuela en el 2015, y que año a año, junto con otros compañeros, abre un nuevo curso, en el 2023 será la del tercer año del secundario.
Darío nos contó que su familia, cuando él era pequeño, comenzó a acercarse al judaísmo, a observar mitzvot y decidieron enviarlo junto con su hermana al jardín Meorot, y que “de la escuela me atrae que los profesores dan mucho énfasis a los temas, y que al ser pocos nos pueden ayudar a entender o aclarar todos los temas, y también por el compañerismo, porque nos conocemos desde muy chiquitos y tenemos mucha relación entre nosotros”.
Como decimos más arriba, en la ciudad de Tucumán un grupo de padres también están llevando a cabo un proyecto similar al de Maimónides Centro Educativo, es evidente que algo está cambiando en la educación judía. Si este cambio se afianzará o no es muy difícil preverlo, pero sin duda que es muy interesante

Deja un comentario