Reproducimos un artículo de opinión escrito por el ex embajador de Israel en las Naciones Unidas, Danny Danon, escrito en el Jewish News Sindicate y posteriormente reproducido, con previa autorización, por el Israel Hayom.

Según un informe reciente de Amnistía Internacional, aparentemente Israel está «cometiendo el crimen del apartheid».

El uso del término falso «apartheid» ha provocado denuncias por todas partes de figuras como el embajador de Estados Unidos en Israel, Tom Nides, quien calificó las acusaciones de «absurdas»; el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, quien dijo que «rechaza la visión… del apartheid»; y la ministra de Relaciones Exteriores de Alemania, Annalena Baerbock, quien denunció el «enfoque unilateral de las críticas a Israel».

Cualquiera que haya visitado, trabajado o vivido en Israel sabe que las afirmaciones son y nunca han sido ciertas. El apartheid, «una política o sistema de segregación o discriminación por motivos de raza», era un sistema anteriormente vigente en Sudáfrica, donde la población negra estaba completamente separada de la población blanca basándose únicamente en el color de la piel. Esto se actualizó en la vida cotidiana al negar a los negros igualdad de oportunidades, trato y protección ante la ley.

Por el contrario, todo lo que uno tiene que hacer es abrir un periódico o revisar un sitio de noticias en línea para ver por sí mismo la naturaleza diversa y tolerante de la sociedad israelí. Los siguientes ejemplos ilustran hasta qué punto el informe es una completa invención, aunque abundan muchos otros.

La coalición gobernante del parlamento israelí, por ejemplo, contiene un partido árabe llamado Ra’am, encabezado por el miembro de la Knesset Mansour Abbas. El Comité de Selección Judicial nombró recientemente a la primera jueza musulmana de un Tribunal de Distrito de Israel, Osaila Abu Assa. La Corte Suprema de Israel tiene un juez árabe, George Kara, que no es el primer árabe israelí en ocupar este prestigioso puesto.

Los ciudadanos árabes también sirven y ocupan altos cargos en las Fuerzas de Defensa de Israel. En 2020, de hecho, más árabes musulmanes que nunca antes fueron reclutados por las FDI. Lo mismo ocurre con la Policía de Israel, en la que sirven muchos árabes y donde un oficial árabe fue ascendido al puesto de comisionado adjunto.

Algunos de los mejores médicos de Israel son árabes que trabajan mano a mano con sus homólogos judíos en el tratamiento de pacientes de todas las religiones y etnias. De hecho, los israelíes trabajan y viven junto a sus vecinos árabes a diario y sin pensárselo dos veces.

Aplicar el término «apartheid» a Israel en 2022, o nunca, es literalmente distorsionar la realidad para que encaje en una narrativa falsa y estigmatizar al estado judío por un crimen que no está cometiendo y que nunca ha cometido a lo largo de su historia. Ni siquiera es necesario confiar en fuentes de terceros para descubrir esto. Todos aquellos que deseen venir a Israel y ver la realidad por sí mismos pueden hacerlo.

O tal vez podrían escuchar la verdad de Bassam Eid, quien dijo en respuesta al informe de Amnistía Internacional: “Como activista por la paz palestina y fundadora del Grupo Palestino de Vigilancia de los Derechos Humanos con sede en Jerusalén, estoy aquí para dejar las cosas claras. La comunidad internacional miente una vez más sobre Israel. Si bien no es un país perfecto, Israel definitivamente no es un estado de apartheid».

Al mismo tiempo que Amnistía Internacional acusa falsamente a Israel de delitos de los que es inocente, su informe tampoco menciona en absoluto que la situación de los residentes de Gaza es completamente diferente de la de los ciudadanos árabes de Israel porque la población de Gaza vive bajo el terrorismo regla. Lo mismo se aplica a los árabes que viven bajo el gobierno de la Autoridad Palestina en Judea y Samaria.

La situación de ambos es terrible, debido a su propio liderazgo, no a Israel. Son sus líderes quienes los someten a la pobreza, el desempleo y la falta de educación. Son sus líderes quienes inundan sus sistemas educativos con odio e incitación.

Son sus líderes quienes vergonzosamente pagan y glorifican a los asesinos cuando mutilan, bombardean y asesinan a ciudadanos israelíes inocentes. Son sus propios líderes quienes los mantienen en un estado de victimismo. Sugiero que Amnistía Internacional dirija su atención a estos crímenes perpetrados por Hamás y la Autoridad Palestina.

Amnistía Internacional, una organización que dice hacer campaña «por un mundo donde todos disfruten de los derechos humanos», ha redactado un informe que no es más que un truco publicitario diseñado para generar titulares a través de un lenguaje erróneo y muy cargado.

Lo único que hace este informe es suscitar el odio y el antisemitismo e intentar alentar el aislamiento de la parte inocente, Israel. No hace nada para promover el progreso o el diálogo en la región.

Al culpar a Israel de crímenes de los que es inocente, Amnistía Internacional debe ser considerada responsable de permitir que continúen los crímenes reales. Por lo tanto, la llamada organización de «derechos humanos» debería avergonzarse de sí misma.

Fuente: Israel Hayom y Jewish News Sindicate (JNS.org) artículo de opinión escrito por Danny Danon, ex embajador de Israel en las Naciones Unidas (https://www.israelhayom.com/opinions/amnesty-international-should-be-ashamed/)

Deja un comentario