29 años del fallecimiento de Menájem Beguín

Al cumplirse un nuevo aniversario del fallecimiento de Menahem Beguín (z´l), quien fuera el primer político isrelí que logró firmar un Acuerdo de Paz con un Estado Árabe enemigo y, además, consiguió que previo a la firma del Tratado de Paz, uno de los iniciadores de la Guerra de Iom Kippur (1973), Anwar- el Sadat, visitará Israel y hablé en el Parlamento donde lo invitó formalmente, al entonces ex primer ministro israelí a visitar El Cairo, hecho que le provocó la muerte.

Revista La Luz publica una serie de notas relacionadas con las vivencias que generó en seguidores de la obra de Beguín:

Menajen Beguin z’l, quien fuera uno de los más destacados dirigentes del Estado de Israel, nació el 16 de agosto de 1913 en Brest Litovsk, ciudad que en ese entonces formaba parte del territorio del Imperio Ruso, que después de la Primera Guerra Mundial fue Polonia y que actualmente forma parte de Bielorusia, era el tercer hijo de Zeev Dov y Hassia Beguin, una familia tradicionalista observante, que decidió llamarlo Menajem, cuyo significado en hebreo es “el que consuela), debido a que el día de su nacimiento coincidía con Tishá VeAv (9 de Av) del calendario hebreo, fecha en que se conmemora la trágica destrucción del Primer y Segundo Templo de Jerusalem.

La influencia más importante durante toda su niñes y juventud fue su padre, quien era un estudioso del TaNaJ (Biblia hebrea) y poliglota (hablaba alemán, hebreo, ydish, ruso y polaco), además de ser sionista, ya que apoyaba la demanda judía de Teodoro Hertzl de establecer una patria judía en Eretz Israel (la tierra de Israel).

A los 16 años ingreso al movimiento juvenil Betar, fundado por Zeev Jabotinsky z’l, estudio derecho y se recibió de abogado en la mitad de los años ’30 del siglo XX, a la vez que se había convertido en uno de los dirigentes más destacados de Betar de Polonia, siendo designado en 1938 su máximo líder, lo que le equivalió estar al frente de los más de 70.000 miembros que ese movimiento nucleaba en la región, concentrándose en el adiestramiento militar, pues preveía la necesidad de defender a la judeidad de Polonia.

Al ser invadida Polonia por los nazis, huyó a Vilna (Lituania) donde fue arrestado arrestado en 1940 por la NKVD (organización previa a la KGB) y sentenciado a ocho años en un campamento de trabajo en Siberia.

En 1941 cuando en la URSS se formó un ejército integrado por polacos bajo el mando formal del Gobierno Polaco en el exilio, pero real de las autoridades de la Unión Soviética, Beguin fue liberado de su cautiverio a fin de poder enrolarse en ese ejército y participar de la contienda bélica, en los campos de batalla de Medio Oriente.

En 1942 Beguin abandonó el ejército polaco y se traslado a Eretz Israel donde asumió la dirección del el Irgún Tzevaí Leumí (Etzel) movimiento sionista revisionista que seguía los lineamientos ideológicos de Zeev Jabotinsky z’l, quien había fallecido dos años antes, y lo revitalizó. El Etzel consideraba prioritario que se estableciera el Estado Judío propulsado por Herzl en Eretz Israel, si bien aceptaba de mala gana la política de no enfrentamiento con el Mandato Britanico establecida por el Movimiento Sionista, como consecuencia del empeño militar de Gran Bretaña en la lucha contra el nazismo.

Pero cuando la magnitud de la Shoá fue evidente, en 1944, el Etzel decidió modificar su postura y bajo el liderazgo de Beguin inició una importante serie acciones destinadas a lograr que los británicos permitieran el ingreso de judíos a Eretz Israel que habían limitado mediante el denominado “Libro Blanco” a pedido de la dirigencia árabe.

Finalizada la Segunda Guerra Mundial, Beguin ordenó a los miembros del Etzel efectuar muchas operaciones militares contra dependencia del Mandato y el ejército británico establecidas en Eretz Israel, entre ellas la fuga de miembros del Etzl detenidos en la prisión de Aco y la destrucción de las oficinas administrativas del Mandato Británico en el Hotel King David de Jerusalem.

Estos hechos enfrentaron a Beguin con la postura mantenida por la dirigencia sionista, y causaron la ruptura política e ideológica con quien era el líder eretzisraelí del Movimiento Sionista David Ben Gurión, que se acrecentó hasta un punto de ruptura total luego del hundimiento del buque Altalena, en 21 de junio de 1948, que traía pertrechos militares destinados a las fuerzas que estaban repeliendo el ataque de los ejércitos de los países árabes que no aceptaron la resolución de las Naciones Unidas del 29 de noviembre de 1947, que estableció la división del territorio del Mandato Británico en dos estados, uno árabe y el otro judío.

Debido a que luego del establecimiento de Tzahal – las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) por parte del Gobierno Provisional, en junio de 1948, las dos organizaciones militares disidentes (Etzel y Leji) fueron desmanteladas y sus miembros fueron incorporados en las FDI; Beguin enfocó su accionar a conformar un partido político que siguiera los lineamientos ideológicos del sionismo revisionista, fundando con sus correligionarios Jerut con el que participó en todas las elecciones nacionales israelíes desde la primera hasta que se unió al partido político liberal en la década del ’60 conformando una coalición. Durante esos años, en los que fue permanente miembro del parlamento unicameral israelí, la Kneset, Beguin era el líder de la oposición al gobierno dirigido por dirigentes pertenecientes a MaPai, sionistas de izquierda.

En mayo de 1967, el primer ministro israelí, Levi Eshkol, ante la inminencia de una nueva guerra árabe israelí, que comenzó el 6 de junio de 1967, conformó un gobierno de unidad nacional, y Beguin- y la coalición política que lideraba – se integró al mismo, siendo designado ministro sin Cartera., cargo que ocupo por casi tres años, hasta que la aceptación por parte del gobierno de una iniciativa de paz lo hizo renunciar, volviendo a convertirse en el líder de la oposición, y comenzar a conformar un nuevo partido político israelí que sería años después denominado Likud.

A mediados de 1977, el Likud obtiene la primera minoría en la elección para renovar la Kneset y al frente de una coalición que incluía a otros partidos e indiscutidos dirigentes como Yagal Yadin y Moshé Dayan, es designado Primer Ministro.

Su accionar al frente del gobierno israelí sorprende tanto a sus detractores como a la gran mayoría de sus votantes, pues inicia gestiones secretas con el gobierno egipcio que culminan con la invitación a Anwar al Sadat a visitar Jerusalem, lo que se concreta el 20 de noviembre de 1977, y es el prolegómeno de las Conversaciones de Camp David de 1978, que culminan con la firma del tratado de paz entre Egipto y El Estado de Israel. Debido a al comienzo de esas negociaciones Beguin y Sadat son honrado con el Premio Nobel de la Paz en 1978.

Otra de las decisiones trascendentales tomadas por el gobierno israelí liderado por Menajem Beguin fue la de unificar la ciudad de Jerusalem y designarla capital indivisible del Estado de Israel, luego de la firma del tratado de paz con Egipto.

Beguin, liderando el Likud, vuelve a vencer en las elecciones de 1981 y nuevamente es designado primer ministro. En las semanas previas al acto electoral había autorizado una operación militar considerada muy riesgosa: destruir el reactor nuclear en Osirak, cerca de Bagdad, Irak, poco tiempo antes de que empezara a ser operativo. La fuerza aérea israelí lo destruyó y tanto la decisión de efectuar el ataque como su exitosa ejecución fueron condenadas por la comunidad internacional en su momento, como también por parte de la dirigencia política israelí que la consideró un ardid electoral. Cuando una década después se produjo la primera Guerra del Golfo, la decisión tomada por Beguin resultó vital, pues muy distinto hubiera sido el desarrollo de esa guerra si Irak hubiera poseído armas atómicas.

En 1982 Beguin, como jefe del gobierno israelí autorizo el inicio de las operaciones militares contra las fuerzas terroristas que atacaban a Israel desde El Líbano, denominada la “Operación Paz para la Galilea” o “Primera Guerra del Líbano”.

A fines de agosto de 1983, sorpresivamente, Beguin renunció a su cargo de primer ministro y se retiró de la vida política activa, recluyéndose en un pequeño y austero departamento de Jerusalem, el único de su propiedad, sin explicar jamás los motivos que lo llevaron a renunciar, si bien tenía graves problemas de salud y estaba muy deprimido por el fallecimiento de su esposa, Aliza, a fines de 1982 cuando él estaba manteniendo reuniones con funcionarios estadounidenses en Washington. Algunos analistas e historiadores consideran que también lo afectó los hechos que se sucedieron durante la “Operación Paz para la Galilea” y las implicancias que las mismas tuvieron.

Menajem Beguin falleció el 9 de marzo de 1992, a los 79 años de edad, y de sus tres hijos, tan sólo uno, Benny se involucró en la política israelí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s