A rally in Berlin, Germany, in support of the victims of the Charlie Hebdo mass shooting in Paris, Jan. 7, 2015. Credit: Dirk Ingo Franke via Wikimedia Commons.

Reproducimos un artículo escrito por el periodista neoyorkino, Ben Cohen para el Jewish News Sindicate (JNS) y republicado en «The Algemeiner».

A medida que 2020 llegaba a su fin, también lo hicieron dos de los juicios más importantes relacionados con el antisemitismo violento desde la Segunda Guerra Mundial.
En Francia, 14 sospechosos de las atrocidades terroristas de enero de 2015 en París fueron declarados culpables con fuertes penas de prisión de hasta 30 años. En Alemania, el pistolero neonazi de 28 años que asesinó a dos personas durante un intento de masacre de judíos que asistían a los servicios de Yom Kippur en una sinagoga en Halle en octubre de 2019 recibió una sentencia de por vida, lo que significa, asumiendo que se mantiene sano, que él Pasará varias décadas tras las rejas.
Hubo algunas diferencias importantes entre estos ensayos que vale la pena señalar. En Francia, los tres terroristas islamistas que llevaron a cabo los ataques contra la revista satírica Charlie Hebdo el 7 de enero de 2015 – y el supermercado kosher Hyper Cacher dos días después – murieron todos en enfrentamientos separados con la policía; mientras que en Alemania, el neonazi Stephan Balliet fue capturado vivo. Además, tres de los 14 acusados en Francia fueron condenados en ausencia, incluida Hayat Boumedienne, la viuda y socia operativa dedicada del asesino de Hyper Cacher, Amedy Coulibaly, quien llegó al territorio de Siria en manos del Estado Islámico casi en el momento en que su marido fue asesinado por la policía francesa en el sangriento desenlace del sitio Hyper Cacher.
Sin embargo, ambos ensayos estaban indisolublemente unidos por la cadena del antisemitismo. En el caso alemán, ese aspecto era más evidente porque el objetivo del ataque era una sinagoga, mientras que en Francia, el personal de Charlie Hebdo, junto con una mujer policía asesinada por Coulibaly en un incidente separado, se unieron a las víctimas judías en Hyper Cacher entre los 17 muertos
Dicho esto, no es tan simple. También hay que tener en cuenta la renuencia, por no decir el disgusto, dentro del poder judicial francés para reconocer cualquier motivo antisemita entre los acusados en delitos que involucran a víctimas judías, incluso cuando estos los miran a la cara, como señalaron los abogados de las familias de las víctimas. varias veces durante la angustiosa prueba de seis meses. Ciertamente, este no fue el problema con el juicio de Balliet en Alemania, donde el odio abrasador hacia los judíos que impulsó su asalto estuvo al frente y en el centro de los procedimientos judiciales.
Ninguno de los dos individuos asesinados por Balliet era judío. La primera víctima fue una mujer de 40 años que se enfrentó valientemente al neonazi mientras intentaba abrirse paso a través de las robustas puertas de seguridad de la sinagoga Halle. Luego, al no haber podido penetrar en la sinagoga pero aún decidido a matar, Balliet aceleró en su automóvil hacia un restaurante de kebab cercano de propiedad musulmana, donde mató a tiros a un hombre de 20 años que trágicamente eligió ese momento para pedir comida para llevar.
No obstante, ambas personas fueron víctimas de la violencia antisemita, independientemente de si eran judíos. Decir lo contrario es separar a los judíos del resto de la sociedad, de modo que, en palabras del ministro del Interior francés tras un ataque terrorista en 1980 contra una sinagoga en París en el que también perdieron la vida personas no judías, terminas con “Víctimas francesas inocentes” que quedan atrapadas junto a los judíos muertos, daño colateral entre los objetivos previstos.
Yo diría que se puede hacer el mismo juicio con respecto a los ataques de París, donde se atacaron instituciones judías y generales. Así como la obsesión por la supuesta dominación judía mundial controlaba las acciones de Stephan Balliet, lo mismo sucedía con los hermanos Said y Cherif Kouachi, los asesinos de Charlie Hebdo, así como con sus amigos cercanos y colaboradores, Coulibaly y Boumedienne. La ola de asesinatos de Coulibaly en el Hyper Cacher era prueba de ello, pero en el caso de los kouachis de Charlie Hebdo, el odio a los judíos tampoco estaba lejos de sus mentes.
Al dar su testimonio en el juicio, Michel Catalano, un impresor que trabajaba en las oficinas de Charlie Hebdo, recordó que la primera pregunta que le hicieron los hermanos Kouachi fue: «¿Eres judío?» Catalano lloró mientras les decía a los jueces que había entendido de la pregunta que le hubieran quitado la vida si hubiera respondido afirmativamente.
De acuerdo con su ideología islamista extrema, tanto para los hermanos Kouachi como para Coulibaly, “los judíos” estaban en la raíz del mal que permitió a Charlie Hebdo imprimir caricaturas que satirizaban al profeta Mahoma. Al igual que para Balliet, «los judíos» fueron la razón por la que Alemania había permitido la entrada de cientos de miles de refugiados de guerra sirios durante 2015. Por eso, cuando se le pidió que explicara su preferencia por disparar una sinagoga sobre una mezquita, Balliet respondió que quería «luchar contra la causa, no los síntomas».
Me gustaría terminar con la observación de que los dos ensayos que he discutido aquí no fueron los únicos ensayos de alto perfil relacionados con el antisemitismo en todo el mundo en los últimos días. La semana pasada, un tribunal de Buenos Aires absolvió a Carlos Telleldin, un concesionario de automóviles acusado de haber suministrado el camión que se utilizó en el devastador atentado con bomba de julio de 1994 en el centro judío AMIA en la capital argentina. Al día siguiente de esa decisión, que conmovió a la comunidad judía de Argentina, un tribunal del otro lado del mundo en Sindh, Pakistán liberó a los cuatro hombres acusados de orquestar el secuestro y decapitación en 2002 del periodista judío estadounidense Daniel Pearl, cuyos agonizantes últimos momentos, capturó en video, lo vio pronunciar las palabras: «Mi padre es judío, mi madre es judía, yo soy judía».
Si en Alemania y Francia se sirvió algo parecido a la justicia, de la misma manera se negó en Argentina y Pakistán. Es por eso que, sin importar cómo los tribunales de las naciones del mundo decidan tratar el antisemitismo y la violencia mortal que acompaña al odio a los judíos, las comunidades judías deben seguir llamándolo exactamente como lo ven.

Fuente:https://www.algemeiner.com/2020/12/27/a-tale-of-two-trials/

Deja un comentario