El sistema electoral de Israel necesita una reforma completa

 Por Avi Bareli- Historiador e Investigador de la Universidad Ben Gurion del Neguev

 La inestabilidad crónica del sistema proporcional debe convencer a quienes se preocupan por el país de que nuestro método electoral fallido no necesita arreglarse, sino cambiar, a un sistema más regional-mayoritario, que estabilizará el centro del mapa político de Israel.

Las elecciones anticipadas que se nos imponen en el punto álgido de una pandemia son otra encrucijada de nuestro sistema electoral quebrado. El sistema crea un parlamento fragmentado que no logra sus dos tareas principales: representar al pueblo y proporcionar un gobierno estable. La desintegración del Partido Laborista y sus varios sucesores, junto con un severo partidismo y una crisis de liderazgo en la derecha, produce un sistema de partidos sin centro de gravedad, o en otras palabras, dos grandes partidos capaces de formar una coalición funcional. Nuestro sistema electoral fabrica esta fragmentación y perjudicará al Likud, ya sea durante el mandato de Netanyahu o después.


Nuestro sistema es una amalgama de un sistema nacional, donde todo el país sirve como una zona electoral en términos de asignación de escaños en la Knesset, y un sistema proporcional, por el cual todas las listas que pasan el umbral electoral están representadas en la Knesset por varios miembros, que es proporcional a la fuerza electoral de las listas. Esto es bastante extremo, ya que solo unos pocos países dignos de ser etiquetados como “democráticos” utilizan esta combinación. La mayoría de las democracias combinan sistemas “mayoritarios”, donde recibir más del 50% en un distrito o provincia determina al ganador, con listas electorales tanto a nivel nacional como regional. En los países de habla inglesa, la norma aceptada tiende a ser “puramente” regional-mayoritaria. Esto es lo que Israel debería adoptar.


Nuestro método no solo es extremo y raro, tampoco funciona. Los poderes públicos intentan remendarlo de diversas y extrañas formas, desde evitar el voto directo para el primer ministro, que fue archivado con bastante rapidez, hasta elevar el umbral electoral, que no cambió nada y solo exacerbó la estabilidad. En el pasado, el método funcionaba en dos períodos de tiempo: primero, cuando Mapai y Labor eran dominantes (1948-1977); y segundo, cuando dos partidos principales, el Likud y el Laborista, estaban en un pie de igualdad relativamente, obteniendo más o menos 40 mandatos cada uno, con una ligera ventaja frente al Likud en la mayoría de los casos (1977-1996) debido a su bloque con los haredim y los nacionales partidos religiosos. Este bloque fue la principal motivación del Likud para preservar el sistema proporcional.


Durante el primer período de tiempo, la enorme influencia de Mapai y Labor compensó la inestabilidad del sistema proporcional, que otorga un poder considerable a los partidos pequeños y medianos. Su poder era tan grande que la cuestión no era quién formaría la coalición, sino quiénes serían sus socios menores. A pesar de todo, fue un mal sistema, principalmente porque no refleja adecuadamente las opiniones del público. Sin embargo, al menos había estabilidad.
El segundo período fue menos estable pero más competitivo y, por lo tanto, otorgó a los votantes un sentido de influencia. Cuando no se pudo decidir un claro ganador entre el Likud y el Laborismo, formaron gobiernos de unidad. Estos fueron extremadamente estables pero erosionaron el sentido de influencia de los votantes. Esta estructura se derrumbó con el colapso de uno de esos gobiernos de unidad en 1990, a raíz del “truco sucio” de Shimon Peres contra Yitzhak Shamir. Desde entonces, hemos sufrido incesantes estallidos de crisis debido a nuestro fallido sistema electoral.
El problema que se ha repetido a lo largo de los años es que un Knesset elegido mediante el sistema proporcional tiende a aferrarse a él, por decirlo suavemente. Las partes prefirieron “jugar” en su lugar. Es decir, preservar el sistema proporcional y agregar elementos “estabilizadores”, supuestamente. Esto no evitó la desintegración política. Nuestro único partido gobernante “natural”, cuyos rivales se desvanecen después de una o dos elecciones, solo puede obtener alrededor de 32 mandatos, ¡que es la misma cantidad que ganó el Partido Laborista en 1977 cuando fue derrotado!


Netanyahu “ganó” en 2009 con menos; 27 mandatos a 28 para el partido Kadima. Cuando los partidos gobernantes débiles de este tipo se esfuerzan por formar una coalición con partidos medianos que no son mucho más pequeños que ellos, la inestabilidad está asegurada. El siguiente gobierno de Netanyahu se vino abajo en 2014, por ejemplo, no solo por la ley “Israel Hayom”, sino principalmente porque el partido gobernante era demasiado débil. La situación no mejoró mucho en 2015, inflando así el poder de Avigdor Lieberman, por ejemplo. Y esta situación no mejorará en las próximas elecciones.


Mucha gente no entiende por qué el principio de “el ganador se lo lleva todo” también mejora la representación del público. En resumen: crea coaliciones entre varios intereses y principios dentro de dos grandes partidos, antes de las elecciones. La inestabilidad crónica del sistema proporcional, sin embargo, debe convencer a quienes se preocupan por el país de que este método electoral fallido no necesita ser arreglado, sino más bien cambiado, a un sistema más regional-mayoritario, que estabilizará el centro del mapa político de Israel.

Fuente: https://www.israelhayom.com/opinions/israels-electoral-system-needs-a-complete-overhaul/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s