La tercera ola de antisemitismo está en camino

Difundimos el artículo publicado por el sitio web Aurora escrito por la periodista Fiamma Nirenstein

Imagine que un prestigioso instituto internacional de investigación concluye que la nueva ola de antisemitismo es alimentada y perpetuada principalmente por las características físicas de los judíos, por ejemplo, sus narices o por su insularidad en relación con la sociedad en general. Seguramente se sorprendería si, en este caso, los medios y los políticos adoptaran la conclusión y se refirieran persistentemente a las narices de los judíos de su país o culparan por la propagación del coronavirus a las costumbres familiares judías, que están muy unidas.
¿Sería eso legítimo? Tal vez, pero se consideraría negligente o malicioso, especialmente si proviene de los medios de comunicación e instituciones que pretenden luchar y condenar el antisemitismo. Porque la negligencia y la malicia dirigidas al Estado de Israel, o la ignorancia y la obsesión por sus supuestos errores, son precisamente lo que induce el crecimiento exponencial del antisemitismo mundial en la actualidad.
En los últimos días hemos escuchado discusiones excelentes y serias de embajadores bien intencionados, académicos y asesores sobre antisemitismo en la Unión Europea, Estados Unidos y organizaciones internacionales. Los principales centros académicos que se ocupan del antisemitismo han celebrado conferencias web (webinar) porque están debidamente perturbados por su aumento durante la pandemia de coronavirus. La pandemia de coronavirus ha reiniciado el clásico antisemitismo medieval visto hace mucho tiempo durante la peste negra. Hoy, en la era de un Estado judío soberano, el antisemitismo ha sido redirigido para demonizar a Israel. Deslegitima Israel como Estado racista, genocida y de apartheid.
Las impactantes caricaturas palestinas inundaron las redes sociales con ilustraciones que representan soldados israelíes disparando balas COVID-19 a palestinos, o palestinos pobres y asustados encerrados en jaulas rodeadas de tanques y monstruos Corona [virus] con la estrella de David. A estas imágenes se unieron los coros de multitudes llenas de odio que cantaban en París, Bruselas, Nueva York y Washington D.C. que Israel fuera destruido.
El antisemitismo “israelofóbico” reverberó durante los días de las protestas masivas en Estados Unidos, cuando multitudes furiosas marcharon para protestar por el asesinato de George Floyd a manos de un criminal oficial de policía. Escuchamos que Israel y los judíos fueron responsables del asesinato porque entrena a los policías estadounidenses.
“Es la ocupación, hermano, todos estamos en el mismo bote”, gritó la activista política de izquierda y partidaria del Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS), Linda Sarsour, quien pasó a retratar a Israel como el enemigo común. En Washington, los manifestantes de D.C. marcharon al Capitolio cantando: “La vida de los negros importa, la vida de los palestinos importa”, y “¡Del río al mar, Palestina será libre!”.
La tercera ola
Ahora hemos entrado en la tercera ola del antisemitismo más reciente. “Masacre a los judíos” [Israel] como “Mahoma masacró al Yahud en Khaybar”, fue el lema que se cantó el 28 de junio de 2020 en la capital belga, y la amenaza se ha repetido en las plazas de ciudades de todo el mundo.
La crítica internacional de Israel es ciega al tema de la llamada “anexión”. Los críticos acusan abstractamente a Israel de oponerse a la paz, mientras que lo contrario es cierto. Y, sin embargo, la ONU, la Unión Europea y todas sus instituciones amenazan con sanciones. Las cartas de cientos de intelectuales y parlamentarios europeos de todo el mundo prometen cortar las relaciones y sancionar Israel si se atreve a aplicar su soberanía al 30% de los territorios en disputa. Territorios en disputa, no “ilegales” y no “ocupados”. Mientras tanto, el 70% del territorio será reservado para los palestinos.
Las amenazas y condenas repetitivas y continuas de las Naciones Unidas, la Unión Europea y muchos Estados europeos tienen el tono y el enojado timbre de una obsesión antisemita. Todo el tiempo fingen que están luchando seriamente contra la obsesión del odio más antiguo, el antisemitismo.
La base de las amenazas contra Israel es el apoyo del Estado judío al plan de paz estadounidense presentado por el presidente Donald Trump. Se ignora el componente crítico que proporciona “dos estados para dos pueblos”. Todas las instituciones amantes de la paz deberían hacer un esfuerzo para invitar a los palestinos, que se niegan a negociar con Israel, a que se acerquen a la mesa para encontrar una solución.
El rechazo internacional de un plan viene con la afirmación de que el componente de Israel para controlar el 30% del territorio es un intento por imponer el apartheid, lo cual es falso. La implicación de su acusación es maliciosa: que Israel tiene aspiraciones coloniales malévolas de ocupar el pueblo palestino. Esta es una acusación demonizante y deslegitimante, que usa el término “ocupación” como una maldición para avanzar en el odio contra Israel.
La magnitud de las protestas tendría sentido si los palestinos estuvieran dispuestos a venir a la mesa de negociaciones mientras Israel avanzara en un gesto arrogante y unilateral. Pero cualquiera que sepa algo sobre la historia de las negociaciones de paz entre israelíes y palestinos sabe que este no es el caso, ni ayer ni hoy.
Lo que actualmente promueve la comunidad internacional no es un discurso de crítica, que sería legítimo, sino una tormenta de prejuicios.
Las investigaciones y encuestas realizadas en docenas de países atestiguan que el antisemitismo inspirado en el coronavirus se ha vuelto viral en las redes sociales, y es la continuación de las antiguas teorías de conspiración de libelos de sangre que siempre han pintado a los judíos como fuente y esparcidores de enfermedades. La opinión pública volverá a surfear en esta mortal ola antisemita.
El primer ministro de la Autoridad Palestina, Mohammad Shtayyeh, promovió personalmente el libelo de sangre por coronavirus al afirmar que los soldados y colonos israelíes difundieron a sabiendas el coronavirus entre los palestinos. Su portavoz llegó al extremo de afirmar que la ocupación misma era el virus y que los judíos habían infligido la pandemia a los palestinos. El fenómeno de la peste antisemitismo convergió con el coronavirus, que luego se entrelazó con olas posteriores.
Los líderes nacionales e internacionales responsables, que han tomado una posición para combatir el antisemitismo en este período, se han movilizado para luchar contra la idea de que los judíos son responsables de la COVID-19. Además, algunos líderes buscan anular las teorías de conspiración de que los judíos imperialistas y sus riquezas intentan dominar el mundo. Algunos combaten a aquellos que quieren borrar la memoria de la Shoá. Otros confrontan el odio neonazi. Y otros se centran en el prejuicio de sus sociedades contra los judíos debido a su odio, prejuicio e ignorancia sobre el judaísmo.
Los portavoces políticos, diplomáticos y académicos que se preocupan profundamente por la adopción y la promoción de la Alianza Internacional para el Recuerdo del Holocausto (IHRA por sus siglas en inglés), confirmaron la conexión entre el odio a Israel y el odio antisemita durante una conferencia web (webinar) en junio de 2020. Katharina Von Schnurbein, la coordinadora de la Comisión Europea para combatir el antisemitismo, aludió a una encuesta de 2019 en la que el 85% de los judíos declararon que sienten que son percibidos a través de la lente israelí. Judío es sinónimo de Israel.
La pregunta que surge es la siguiente: si, como sugiere la IHRA, el odio contra Israel es el motor de su gemelo, el antisemitismo, ¿por qué no hay medidas para enfrentar esta doble amenaza? ¿Por qué no ser más cautelosos al tratar temas relacionados con Israel? ¿Por qué no desafiar ambos odios profundizando en la historia de Israel, su naturaleza democrática, su inspiración humana y la heroica historia del país?
Las instituciones y los Estados que han implantado medidas contra el antisemitismo y han adoptado al IHRA deben monitorear cómo ellos y sus instituciones influyen en la opinión pública y la propagación de prejuicios contra Israel. Los actores políticos deben ser más cautelosos antes de poner etiquetas a los productos de consumo israelí-judíos, o discutir sobre el apartheid o legitimar el BDS. Los ejemplos son infinitos y las numerosas condenas y amenazas institucionales de hoy empujan multitudes antisemitas a las calles con una “capa moral”. Estos actores e instituciones políticas están comprometidos a luchar contra el antisemitismo, pero también son responsables de crearlo. Este ha sido el caso de la Resolución 3379 de la ONU en 1975, que equiparó sionismo con racismo.

Fuente: Jerusalem Center for Public Affairs
La periodista Fiamma Nirenstein fue miembro del Parlamento italiano (2008-2013), donde se desempeñó como vicepresidenta de la Comisión de Asuntos Exteriores en la Cámara de Diputados, sirvió en el Consejo de Europa en Estrasburgo, y estableció y presidió el Comité para la Investigación del Antisemitismo. Miembro fundadora de la Iniciativa internacional Amigos de Israel. Es autora de 13 libros, entre ellos Israel Is Us (2009). Es miembro del Jerusalem Center for Public Affairs.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s