#AMIA26AÑOS: Audiencia de la AMIA con el presidente Alberto Fernández

El mandatario argentino Alberto Fernández recibió esta mañana, en la Quinta de Olivos, al presidente de AMIA, Ariel Eichbaum y a Julio Barreiros, padre de Sebastián (5), la víctima fatal más joven del atentado terrorista contra la AMIA, una masacre aún impune, de la que este sábado se cumplirán 26 años.

Por parte de AMIA, en la audiencia oficial también estuvieron presentes el secretario general Darío Curiel, el tesorero Alberto Chaieno, el director ejecutivo Daniel Pomerantz, y Anita Weinstein, víctima sobreviviente y directora emérita del Centro de Documentación de la institución.

Fernández estuvo acompañado por Julio Vitobello, a cargo de la Secretaría General de la Presidencia.

En la audiencia con el titular del Poder Ejecutivo, Eichbaum reiteró la necesidad de poner fin a la impunidad que cubre la causa AMIA desde hace 26 años, la importancia de que la Justicia actúe de manera eficiente y de que se mantengan las alertas rojas que pesan sobre los acusados iraníes, señalados como responsables de haber ideado, planificado y ejecutado el ataque.

“En pocos días se cumplirán 26 años del peor atentado que sufrió la Argentina. La causa AMIA no es sólo una herida abierta para toda la sociedad, es una carga que avergüenza a nuestra democracia porque hace 26 años estamos conviviendo con la impunidad y no hay una sola persona detenida por el crimen de lesa humanidad que se ejecutó”, destacó Eichbaum luego de la audiencia.

En el encuentro en Olivos, el presidente Fernández recibió una placa que forma parte de un nuevo proyecto de la institución que lleva el nombre “Sueños Quebrados”, una acción que tiene como fin generar una señalética para el ejercicio de la memoria, en distintos lugares a partir de los sueños no realizados de las víctimas fatales del ataque del 18 de julio de 1994.

La placa entregada tendrá como destino final la Casa de Gobierno y simboliza el sueño que tenía Sebastián Barreiros (5), quien murió como consecuencia de la explosión del coche-bomba que se incrustó frente a Pasteur 633.

El 18 de julio de 1994, a las 9:53, Sebastián caminaba junto a su mamá, Rosa, por la vereda de AMIA, en dirección al Hospital de Clínicas, ubicado a 200 metros de la institución. Su sueño era ser presidente del país, para poder así dar respuesta a las necesidades de los jubilados. Este fue el anhelo que contó su maestra y a su madre.

“Sueños Quebrados” se inscribe en la línea de proyectos que cada año la entidad realiza para exigir justicia, denunciar la impunidad y mantener vivo el recuerdo de las 85 personas que fueron asesinadas.

La propuesta consiste en colocar una placa en lugares significativos que ellos habrían querido ocupar para concretar sus sueños. Las primeras serán colocadas en distintos espacios de la ciudad de Buenos Aires, en el Partido de la Costa y en Tucumán. En etapas sucesivas, la intención es homenajear a todas las víctimas fatales, cuyas vidas fueron arrebatadas por el accionar terrorista.

Además de la placa para rendir homenaje a Sebastián, se colocarán en esta primera etapa, cuatro placas más para manifestar los sueños interrumpidos de Germán Parsons (29), Hugo Ricardo Said (41), de Néstor Américo Serena (51) y Martín Figueroa (47).

Germán Parsons era un artista que vivía enfrente de la AMIA cuando un coche bomba explotó en Pasteur 633 y dejó el saldo de 85 víctimas fatales y más de 300 heridos. Su esposa, Alejandra Alzaiba, recuerda lo apasionado que era y que deseaba exponer sus obras en el renombrado Palais de Glace. En su memoria se colocará allí una placa.

Hugo Ricardo Said era empleado del sector de vigilancia de la AMIA. Su mujer Rut Gloria Mednik contó que él anhelaba tener un programa de radio dirigido a jóvenes, de la edad de Vanesa, su hija. Para cumplir con su deseo, el que apenas había empezado, ya que por poco tiempo los domingos se desempeñó como operador en radio Shalom, su placa quedará colocada en radio Metro.

Néstor Américo Serena trabajaba en las refacciones del edificio de Pasteur 633 cuando se perpetró el atentado terrorista. Junto con su pareja, Ana María, tenían el proyecto de radicarse en Santa Teresita. Se iban a marchar el 1° de agosto, menos de dos semanas después del ataque contra la AMIA. Su placa se colocará en el Palacio Municipal del Partido de la Costa.

Martín Figueroa nacido en Tucumán, era electricista y, al igual que Américo Serena, estaba llevando a cabo tareas de refacción en la entidad. Su esposa, María Magdalena Albornoz, recuerda que él había planeado regresar el 14 de octubre a su ciudad natal, en la provincia de Tucumán, para estar presente en los festejos por el 75° aniversario de la Escuela N° 288 de la localidad de Santa Ana. Soñaba con izar la bandera en el acto. La bomba asesina le quitó sus anhelos y proyectos. En su memoria, el centro educativo de Tucumán tendrá su placa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s